Traduce mis entradas

miércoles, 11 de enero de 2017

REGALOS QUE NO CUESTAN (CASI) NADA

Cuando era más joven, me encantaba recibir regalos. Siempre esperaba con ansia que llegasen fechas señaladas (cumpleaños, reyes, graduación, aniversario, San Valentín...) para que mis familiares, pareja y/o amigos me regalasen aquellos caprichos que no podía permitirme en el día a día y que estaba deseando tener, pero lo cierto es que desde hace unos años, me gusta más hacerlos. No sé si será porque tengo más de lo que puedo soñar (no me cansaré de repetir que, hasta la fecha, he tenido mucha suerte en la vida con las cartas que me han tocado) o que a lo mejor me conformo con muy poco para ser feliz... Quién sabe. El caso es que, hoy por hoy, disfruto más dando que recibiendo.

No me malinterpretéis; los reyes se han portado muy bien este año (cosa que, lógicamente, agradezco) y me han traído alguna joyita de Tous (que ya os enseñaré), maquillaje, dinerín para gastar en las rebajas, etc. Sin embargo, lo que más ilusión me ha hecho, han sido esos pequeños detalles que no cuestan casi nada, pero que simbolizan mucho. Regalos originales, chorraditas varias que no me esperaba pero que denotan que la otra persona piensa en ti, que te conoce a la perfección y aún así se lo curra más si cabe para sorprenderte... Por eso, hoy miércoles los quiero compartir con todas vosotras, porque también formáis un pedacito importante de mi vida.


No es ningún secreto que a los 14 fui fan de las Spice Girls. Sí; os confieso que yo también sucumbí al fenómeno Spice... Jajaja. Recuerdo perfectamente cómo mis amigas y yo, como adolescentes que éramos, nos dedicábamos a reproducir sus coreos las tardes de los sábados y domingos (Concretamente, yo me ponía en la piel de Victoria Adams... Jijiji). El caso es que, pese a pertenecer a la generación del Girl Power, nunca fui a ninguno de sus conciertos (pero si recuerdo haber grabado el especial que echaron en Antena 3... Jajaja. Entonces no existía You Tube para ver una y otra vez los vídeo clips de las Chicas Picantes... La vida era más dura... Jajaja) ni tampoco vi la peli Spiceworld en el cine y siempre se me quedó esa espinita clavada, pese a que las críticas fueron malísimas, pero, por alguna extraña razón, hace unas semanas, me entró de nuevo la curiosidad y me puse a buscarla, sin resultado alguno (no la había por ninguna parte, os lo aseguro). De ahí mi sorpresa cuando el día de reyes me la encuentro en la zapatilla... Bendito Wallapop... Jajaja. Ahora que por fin ya la he visto, os diré que es mala, no, lo siguiente...Jajaja pero por lo menos ya lo he tachado de mi lista de cosas que hacer antes de los 50... Jajaja.



Algo que quizás no sepáis es que siempre, o casi siempre, tengo las manos frías pero, como vivo pegada al móvil, muchas veces voy por la calle "jugando con él" sin guantes. Bueno pues hace tiempo recuerdo que Sara Carbonero lució unos desmontables (se les podía quitar la "capucha"), convertibles en mitones, que causaron sensación (creo que los suyos eran de Topshop). Pues bien, "alguien" se quedó con la copla de mi comentario y pensó en mí cuando vio este par con deditos descubiertos, tan original, en El Corte Inglés.




Otra cosa de mí que probablemente tampoco sepáis es que soy una persona muy indecisa en algunos aspectos y que, en ocasiones, me cuesta enormemente tomar decisiones, por muy banales que sean. Así que, no me extraña que otro "alguien" quisiese hacerle un guiño a mi falta de capacidad para decidir al instante sin darle 20.000 vueltas a las cosas y regalarme una Bola mágica del 8 con respuesta automática a cada pregunta para que, cada vez que necesitase un consejo rápido y certero no marease al personal... Jajaja. ¡Qué grande es el señor Amazon! Jajaja. Aunque la mía está en inglés... Si bien es cierto que el refrán dice que abusar de la bola adivinatoria de la suerte puede llegar a ser contraproducente... Jajaja.



Otro de los artículos que también había comentado en casa alguna vez que quería para hacerle fotos a la ropita nueva que a veces os enseño en mis RRSS y que tampoco encontraba de venta al público en tienda física o al por menor eran las típicas perchas con perlas y detalle de lazo que veía en muchas boutiques... Así que, otro acierto de "Melchor".



Uno de los obsequios más significativos fue este bolígrafo solidario. Un objeto promocional que se comercializa en grandes y pequeñas superficies y en oficinas de Correos, con el que recaudar fondos para fabricar juguetes y posteriormente hacérselos llegar a los niños, de la campaña "Un juguete, una ilusión".



Finalmente, "Melchor" quiso obsequiarme con un cuadro personalizado y mandó imprimir sobre lienzo una de mis fotos favoritas, que él mismo me había hecho tiempo atrás (Fijaos cómo la imagen se ve por todos lados del cuadro... una pasada).


¡GRACIAS, MELCHOR!

Y a vosotras, ¿qué os han parecido?
¿Os gusta más regalar o que os regalen?
¿Cómo sorprenderíais a alguien especial que tiene de todo?

6 comentarios:

  1. Walaaa la percha me mola un montón

    ResponderEliminar
  2. Que de cosas chulas!!! lo de la peli es una pasada hace un montón de ilusión que te regalen cosas de la infancia q no hemos podido tener, a mi me pasa con los Hombres G jajajaja. la percha es una pasada

    BESOS REBECA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!Pues sabes que a mí también me encantaban los Hombres G? Era una enana cuando me vi las pelis que también eran malísimas pero, no sé porqué me hacían gracia. Besos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...