Traduce mis entradas

lunes, 30 de junio de 2014

LAS VEGAS

Hoy me gustaría hablaros de nuestra estancia en otro de los principales destinos turísticos de Estados Unidos gracias a sus zonas comerciales y vacacionales, pero sobre todo, gracias a sus casinos. Me estoy refiriendo a  Las Vegas, la ciudad más grande del estado de Nevada y capital por excelencia del entretenimiento mundial.


Nos alojamos en el histórico y mundialmente famoso Flamingo, el primer hotel de lujo construido en Las Vegas en el año 1946 (fue precisamente en este hotel donde se rodó la versión original de "Ocean's Eleven en 1960). 


A día de hoy, lo mejor de este hotel es sin duda su ubicación privilegiada en pleno corazón de la ciudad. Puede decirse que el Flamingo es el auténtico centro de la vida del Strip, conocido oficialmente como Las Vegas Boulevard (la calle más importante de la urbe; una zona viva las 24 horas de día donde se encuentran los casinos y los hoteles más famosos de las Vegas, lo que la convierte en una de las avenidas más fotografiadas y visitadas del mundo).


La mejor hora para recorrer el Strip (de unos 4 kilómetros de longitud) y disfrutar de su ambiente, es al atardecer, cuando Las Vegas se viste de Gala.


El hotel cuenta con un hábitat salvaje que incluye flamencos, pingüinos y otras especies de aves y peces que puede visitarse gratuitamente durante el día.

Vestido Coral: Motufashion (aquí).
Sandalias: Patricia Miller.
brazalete: Bershka.

En el magnífico complejo de piscinas Go Pool del hotel, de temática tropical, no solo no se estaba de fábula, sino que pude sentirme parte del ambiente más popular de Las Vegas. Y es que las fiestas temáticas en la piscina son organizadas por algunos de los mejores DJ' s de la ciudad y el mejor lugar para ver y ser visto.

Bikini rayas: Motufashion (aquí).

Los casinos de los hoteles (incluido el del nuestro) estaban conectados entre ellos por monoraíles o pasadizos subterráneos (como éste) con aire acondicionado que repele las agobiantes temperaturas de la ciudad.

Vestido Bandage: Motufashion (aquí).
Zapatos de Plataforma Blancos: MotuFashion (aquí).

Por el día, aprovechábamos para visitar el interior de los hoteles más emblemáticos
(una experiencia en sí misma), muchos de los cuales eran temáticos, como el Caesars Palace, con apariencia de templo romano estirado hasta ser convertido en un rascacielos, que seguro también os sonará porque sobre él se han hecho desde películas hasta vídeo juegos.



Al caer la noche, me encantaba acercarme al siempre romántico hotel París, cuyo conjunto, con su palacio francés, su Torre Eiffel de 140 metros de altura (el estandarte del hotel) y su Arco del Triunfo en miniatura, recreaban una pequeña parte de la Ciudad de la Luz.


En el interior del hotel se respiraba el mismo romanticismo que al pasear por la capital europea: bonitas edificaciones, pastelerías de calidad y algunos de los mejores restaurantes de las Vegas.


Otro de mis hoteles favoritos para cenar era El Venethian, con paseo en góndola por el canal incluido mientras el gondolero cantaba una serenata, que recrea lugares como el Gran Canal, el Puente Rialto, el Campanile y la Plaza de San Marcos.



Después de cenar, siempre era un placer gozar del espectáculo del Bellagio, lujoso hotel de 5 diamantes, cuyas fuentes bailan cada noche al son de la música de Frank Sinatra y Elvis Presley.


Y es que, para cualquier visitante "no ludópata", lo mejor de Las Vegas son sin duda los distintos shows. Magos como David Copperfield (uno de los mejores del mundo) y artistas de la talla de Elton John o Madonna, entre otros, presentan sus espectáculos a lo largo de todo el año. El Mirage (tematizado en la Polinesia), sin ir más lejos, cuenta con un espectáculo homenaje a los Beatles creado por el Cirque du Soleil. Su volcán es, junto con las fuentes del Bellagio, una de las atracciones gratuitas más famosas de la ciudad del pecado y que más visitantes atrae. Aunque no es tan espectacular como las fuentes, no deja indiferente a nadie.


Otro de los hoteles que también me sorprendió, con una de las mejores fachadas de Las Vegas, compuesta por miniaturas de edificios emblemáticos de Nueva York como el Empire State o el edificio Chrysler y una pequeña Estatua de la Libertad, fue el New York New York. Alrededor de éste se encuentra la montaña rusa Roller Coaster (una atracción que alcanza los 100 km/h). Es un hotel indicado especialmente para gente joven, con pubs en su interior como el Bar Coyote (ideal para tomar la primera copa) al que fuimos una de las noches que salimos de fiesta.


Como veis, Las Vegas es un destino ideal para muchas cosas y una de ellas es ir de compras. Al margen de la zona comercial de los hoteles, con sus distinguidas boutiques, están los Premium Outlets y Outlet Center (dos centros comerciales, uno al norte y otro al sur de la ciudad, con unas 150 tiendas de reconocidas marcas como Calvin Klein, DNKY, Hugo Boss, Tommy Hilfiger, Polo Ralph Lauren, Nike, Reebok o Adidas, con descuentos permanentes todo el año, así como un pequeño recinto con diversos locales de comida rápida). Una muy buena opción si se quiere volver con las maletas llenas.


Como broche final a nuestra estancia en "la capital de las segundas oportunidades" mi marido y yo decidimos renovar nuestros votos, aprovechando que este año se han cumplido 5
 desde nuestro enlace, de una forma divertida y original en la capilla nupcial Elvis Chapel, pero eso bien merece una entrada especial, así que os lo contaré con más detalle en el post de mañana.

Porque ¿acaso hay algo más típico que una boda temática en Las Vegas donde te case y te cante el propio Elvis?


Y es que...
¡Lo que pasa en Las vegas, se queda en Las Vegas!

viernes, 27 de junio de 2014

CANYONS

En el tramo de hoy de nuestra gran "aventura americana" (unos 380 kilómetros aproximadamente), nos esperaban El Gran Cañón y El Monument Valley, ambos impresionantes.

El Gran Cañón, también conocido como el Cañón del Colorado, situado en su mayor parte dentro del Parque Nacional del Gran Cañón, en el norte de Arizona (uno de los primeros parques naturales de los Estados Unidos), es una escarpada garganta excavada por el propio río Colorado que discurre por su fondo (cuyo cauce, con su fuerza, socavó  espectacularmente el terreno durante millones de años hasta llegar a esculpirlo de esta guisa), que ofrece al visitante un paisaje alucinante.



Fijaros en esta panorámica del Cañón, de dimensiones gigantescas y gran profundidad, como veis, donde se observan claramente los estratos, ¿no es imponente? Por algo lo consideran una de las maravillas naturales del mundo y no es de extrañar que se haya convertido en uno de los lugares más visitados de Estados Unidos. 

Un dato: el Gran Cañón presenta rocas que se cuentan entre las más antiguas de la Tierra. Algunas del fondo de las gargantas están datadas en 1.700 millones de años.


Dejando atrás la grandeza de este lugar de belleza excepcional, único en el mundo, nos dirigimos al Valle de los Monumentos, famoso por sus curiosas formaciones de mesas, en la frontera sur de Utah con Arizona.


Sin duda reconoceréis esta estampa tan reveladora, pues ha servido de escenario natural para el rodaje de innumerables películas cinematográficas (es el espacio por antonomasia del clásico western y todo un símbolo de las películas del genial John Ford, como "La diligencia", "Centauros del desierto" y "El gran combate", entre otras) y anuncios como el mítico de la marca de cigarrillos Marlboro. Por citar algunos ejemplos más recientes, es el lugar en el que aterrizaba Marty McFly cuando viajaba a 1885 en "Regreso al futuro III", la zona en la que entrenaba Tom Cruise al principio de "Mission: Impossible II", el desierto que atravesaban Dennis Hopper y Peter Fonda en "Easy Rider"…

Camiseta: Compañía Fantástica.
Shorts: venca.
Calzado: Quechua (Decathlon).
Gafas: Hartford (Navarro Óptico).
Gorra y pañuelo: Tienda local.

Los atardeceres son extraordinarios. Por suerte, llegamos con tiempo para disfrutar de un sobrecogedor atardecer en el icónico "salvaje oeste"; momento éste en que los colores rojizos y ocres que caracterizan estas tierras, muestran su mejor cara.



Vestido blanco: Motufashion (aquí).
Botas de piel con flecos: Exé (Nimu).
Pendientes: Blanco.

Nos alojamos en The View Hotel, el único hotel construido dentro del propio Parque y regentado por indios navajos. Ideal para recorrer las atracciones naturales de esta reserva llamada Navajo Tribal Park y deleitarnos con los monolitos (verdaderas obras de arte) esculpidos por los vientos durante millones de años. Todas las habitaciones gozaban de un balcón con fascinantes vistas al exterior, dignas de las películas de Hollywood, que permitía al huésped contemplar las estrellas por las noches 



y saludar al sol al amanecer, sintiendo una paz y una serenidad nunca antes experimentada.



Esa misma mañana, nos pusimos de nuevo en marcha, rumbo a Mexican Hat, nuestro siguiente destino, junto a la frontera norte de la nación navajo y de Monument Valley y nos tomamos una fotografía justo en este punto (en la milla 13 de la carretera 163 entre Arizona y Utah). Una vista que a muchas de vosotras os será familiar, pues se corresponde con la escena de la película "Forrest Gump" en la que Forrest, tras haber estado corriendo durante tres largos años (de este a oeste), decide sencillamente dejar de correr y volver a casa porque, según él, está cansado.


Para completar otro día redondo, hicimos una visita de lujo con un guía navajo por Antelope Canyon (El Cañón del Antílope), en el municipio de Page (en el norte de Arizona), junto al área recreacional de Glen Canyon, a orillas de Lake Powell; uno de los cañones estrechos más visitados y fotografiados del sudoeste estadounidense. La formación geológica en cuestión se ha ido horadando debido al paso de corrientes de agua a través de un proceso de epigénesis durante miles de años y sus paredes llegan a alcanzar los 40 metros de altura en algunos puntos.



Fijaos cómo penetra la luz a través de sus sinuosas paredes, llenas de magia y suavidad, que hacen de este estrechísimo y abigarrado cañón un enclave singular.


En definitiva: una experiencia realmente maravillosa, casi, casi espiritual.

jueves, 26 de junio de 2014

HISTORIC ROUTE 66

En nuestra etapa de hoy, tras dejar atrás Santa Mónica, recorrimos unos 760 kilómetros en coche hasta llegar a Williams, en Arizona (a 96 kilómetros al sur del Gran Cañón); el típico pueblecito americano, para alojarnos en el acogedor Canyon Country Inn (el bed & breakfast que veis en la segunda imagen, situado en el centro de Williams, en la histórica Ruta 66), haciendo las pertinentes pausas en el camino, por supuesto.



Nuestra primera parada del día fue en Calico Ghost Town, en Yermo (California), cerca de Barstow, en el condado de San Bernardino, a las puertas del desierto de Mojave (a unas 2 horas en coche de nuestro punto de partida); un antiguo pueblo minero del oeste fundado en 1881 tras la aparición de unas minas de plata y convertido en la actualidad en "puebo fantasma" y atracción turística que nos brindó la oportunidad de compartir su rica historia y disfrutar de la belleza natural del entorno del desierto circundante.









Después de visitar Calico Ghost Town, seguimos nuestro "road trip" por la Ruta 66 rumbo a Kingman, donde hicimos un alto en el camino para comer algo y mitigar el transcurso de tan largo viaje; concretamente almorzamos en  Mr D'z Route 66 Diner, un popular restaurante de comida rápida ambientado en los 50 del que teníamos buenas referencias, que no nos defraudó en absoluto.


Una vez allí, aprovechamos para ver la famosa Santa Fé, una locomotora a vapor de 1928, justo en el parque de al lado, en frente del museo.



Con las pilas bien cargadas, reanudamos nuestro viaje por "la calle principal de América" en dirección a Seligman (pueblecito en el cual se inspiraron para hacer la película de Pixar "Cars"), no sin antes hacer otra parada, esta vez en Hackberry General Store, un mítico y genuino lugar repleto de curiosidades, casi, casi como un museo de viaje de la vieja Ruta 66, en el que aprovechamos para comprar algún que otro souvenir y al que recomiendo encarecidamente entrar a todo aquel que esté de paso.



Camiseta: De Puta a Puta Taconazo.
Falda denim: Zara.
Botas de piel con flecos: Exé (Nimu).
Gafas: Hartford (Navarro Óptico).

Finalmente, nuestra última parada antes de llegar a Williams, el destino señalado anteriormente en el que haríamos noche, fue en Seligman, más conocido popularmente por todos nosotros como "Radiador Springs" (el pueblo ficticio que hizo famoso "Rayo McQueen" tras su llegada), gracias, como os decía, a la película animada "Cars".



Y a vosotras, 
¿qué os ha parecido mi periplo de hoy atravesando "la  carretera madre"? 

video
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...