Traduce mis entradas

viernes, 27 de noviembre de 2015

DRESSME


Ya sabéis que en los últimos tiempos me he aficionado bastante a esto de las compras online desde casa, pues me parecen rápidas y cómodas. Pero las adquisiciones a golpe de click no siempre me resultan del todo satisfactorias; muchas veces, los productos no coinciden con su descripción y/o no acierto con las tallas o simplemente no me quedan bien, el proceso de envío es más lento de lo que esperaba... y, entre nosotras, os confieso que de vez en cuando echo de menos una buena tarde de shopping y todo lo que ello conlleva.

Bueno, pues eso es precisamente lo que hice el pasado martes: acercarme hasta Dressme, una tienda de moda, calzado y complementos muy coqueta (nada más tenéis que fijaros en la preciosa fachada vintage) situada en pleno centro de Avilés, en el número 6 de la Avenida Fernández Balsera, de la que tenía muy buenas referencias (porque, según tengo entendido, está arrasando desde que abriera sus puertas al público hará unos 7 meses) y por la que estaba deseando pasarme desde que Miguel Ángel y Mónica, sus propietarios, me invitaran a conocerla de primera mano ya que, por lo que me habían explicado, su filosofía encajaba mucho conmigo, pues apuestan por una mujer real, con curvas, treintañera, como tantas y tantas con las que me cruzo cada día por la calle o que me preguntan a través de mis RRSS dónde pueden comprar ropa con un estilo diferente, de calidad y a buen precio. 

Además, las firmas con las que trabajan son en su mayoría españolas (muchas de las cuales distribuyen en exclusiva) y, tanto el diseño como la confección, son realizados en nuestro país, lo cual es sinónimo de calidad y seguridad. Y es que, según palabras del propio Miguel Ángel, en Dressme han querido apostar por firmas del mercado español que están pisando fuerte en la actualidad, pero también dar la oportunidad a nuevas marcas; de ahí que sigan viajando e investigando dentro de nuestras fronteras.

El caso es que hacía ya tiempo que no disfrutaba tanto del placer que implica ir de tiendas, mirar escaparates, ver las prendas colgadas en las perchas, poder tocarlas para apreciar la textura del tejido y la calidad de los acabados, probármelas en un ambiente acogedor y perfumado con agradable música de fondo, dejarme asesorar por una profesional que me ayudara a elegir lo que mejor me sienta, orientándome sobre lo que más me favorece y cómo llevar las últimas tendencias y que me combinase distintas piezas para salir de allí con tres estilismos completos (uno de día y dos de noche) para un mes de diciembre cargadito de eventos. 
En definitiva, fue como experimentar la experiencia de ir a una boutique de prestigio, pero asequible y accesible para cualquier bolsillo.


Para el día a día, unos pantalones vaqueros de corte pitillo en tono azul claro que ajustaban realmente bien con los que me sentí muy cómoda; eran como una segunda piel. 
Los combinamos con una blusa blanca básica con manga larga y un corte no demasiado entallado que me permitiera moverme con facilidad.
Por encima, un chaquetón tres cuartos (que suele quedar de maravilla con jeans) confeccionado en dos tejidos, con una bonita botonadura y dos bolsillos laterales comodísimos.
Para darle juego al conjunto y animar el look, le metimos una bufanda muy agradable al tacto; uno de los complementos más necesarios por el clima propio de estas fechas, ya sabéis.
En los pies, unos botines con tacón para compensar el peso óptico del abrigo.
El toque de estilo y distinción se lo dimos con el sombrero y los guantes de ante.


Para la noche, un little black dress con un escote muy original, combinado con unos stilettos fabulosos y unos llamativos pendientes para resultar sexy en su justa medida, 


o bien un dos piezas (body + mini falda), también en negro, que les acababa de llegar, perfecto para asistir, por ejemplo, a una fiesta informal, para poder bailar con libertad.


Fijáos cómo he vestido mis muñecas con estas exquisitas piezas que están causando furor entre las avilesinas. Caprichos singulares que, como yo siempre digo, no dejan de ser artesanía de lujo en pequeñas dosis.


¡Ah! y a las que en vuestra balanza personal os pesen más las ventajas de comprar por Internet que en tienda física o no tengáis este establecimiento cerca, os adelanto que también tendrán una versión online de su espacio donde venderán algunos de sus productos a través de la nueva web.

Por lo pronto, os invito a estar al tanto de las últimas novedades que, periódicamente van subiendo a su Página de Facebook aquí y perfil de Instagram aquí, ya que la rotación es elevada y prácticamente les entran cositas nuevas todas las semanas.

Por cierto, aprovechad hoy viernes que, con motivo del Black Friday 2015, tienen descuentos del 20% y seguro que podéis adelantaros a la Navidad y encontrar algo para Los Reyes Magos.


Y vosotras, 
¿seguís apostando por la manera tradicional de ir de compras o preferís hacerlo a través de la web?
¿Sabíais que vuestra salud y estado de ánimo se benefician cuando salís de compras?
¿Sois de las que apostáis por las marcas que defienden el "made in Spain"?

6 comentarios:

  1. Sin duda prefiero las compras tradicionales ya que me encanta apreciar el tacto de las prendas aunq he de reconocer quemas compras online tienen su gracia, cuando llega el mensajero es como que llega Papa Noel! Jajajja
    Me ha encantado el post! Feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, Pa O.
      Me alegra que te haya gustado el post. La verdad es que fue una tarde maravillosa y quería compartirla con vosotras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Una tienda genial, tienen diseños chulísimos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...