Traduce mis entradas

lunes, 23 de junio de 2014

L.A.

Las que me seguís a tarvés de mis RRSS ya sabéis que he estado fuera unas semanas, haciendo un tour por la costa oeste de EEUU (uno de los lugares del mundo que más adeptos está teniendo en los últimos años). 

Pues bien, durante los próximos días, voy a tratar de ir contándoos en primera persona cuáles han sido mis experiencias a lo largo de esta inolvidable ruta de viaje, etapa por etapa, en la que he tenido la posibilidad de conocer grandes ciudades como Los Ángeles, Las Vegas o San Francisco, pero también de visitar zonas de montaña y atractivos pueblos, pasando por parte de rutas históricas como la 66, grandes parques nacionales de paisajes áridos o desérticos… 

Pero, por lo pronto, no quiero desvelaros nada más; simplemente, os invito a que echéis un vistazo al post de hoy en el que hago una breve síntesis de mi estancia en Los Ángeles:

Nos alojamos en Coral Sands, un motelito situado en Hollywood, a unos 3 kilómetros del Teatro Dolby (anteriormente conocido como Teatro Kodak) que me recordaba al bloque de apartamentos de la serie de televisión de los 90 "Melrose Place" ¿Y a vosotras?


Nuestra primera parada, como ya os imaginaréis, fue en el propio Teatro, punto central del Paseo de la Fama y sede de la Ceremonia de entrega de los Premios Óscar desde 2002.


Caminando por esta acera a lo largo de Hollywood Boulevard me sentí como una aspirante a estrella de cine en tanto que paseaba sobre el piso literalmente salpicado de estrellas (más de 2.000).


Por supuesto, me tomé unos instantes para detenerme frente a la estrella de Michael Jackson y rendirle mi particular homenaje guardando unos momentos de silencio sobre esta pieza de terrazo en la que se enmarcaba una estrella de cinco puntas con fondo rosa y borde de bronce incrustado en un cuadrado de carbón con su nombre grabado, también en bronce y un gramófono como emblema por su contribución al mundo de la música.


Otra parada, casi, casi obligatoria, fue frente al Teatro Chino Grauman (adyacente al Teatro Kodak), construido en los años 20, en cuyo exterior se encuentran impresionadas las huellas de pies y manos de multitud de artistas.


En el patio central del centro comercial en las inmediaciones del Teatro, encontramos un concurrido mirador desde el que pudimos observar en la distancia el símbolo más famoso de Hollywood, el cartel, con sus letras de 15 metros de altura, que horas más tarde contemplaríamos más de cerca.


Después, nos acercamos hasta Beverly Hills, famosa por las grandes mansiones que acoge y por ser el hogar de los ricos y famosos a la par que de grandes estrellas del cine y la música.


En L.A. las distancias son enormes, por eso es el destino perfecto para pasear en automóvil y, por supuesto, con la capota bajada, así que decidimos alquilar un Mustang descapotable (el típico deportivo americano).



Por supuesto, tampoco pude desaprovechar la oportunidad de mirar los escaparates de las tiendas de los diseñadores de moda en la zona más exclusiva de Los Ángeles, Rodeo Drive,


y, cómo no, de hacerme un foto delante de la puerta del lujoso Hotel Regent Beverly Wilshire, el decorado principal de una de las historias de amor más míticas de la gran pantalla: la que vivieron Richard Gere y Julia Roberts en "Pretty Woman", ¿os acordáis? 


Después de comer en The Cheese Cake Factory, también en Rodeo Drive, y de dar una vuelta por el Centro Histórico (el denso Downtown) de Los Ángeles (la zona donde se erigió el pueblo en el año 1781 y en la que se pueden encontrar ventas de artesanía mejicana y puestos de comida en un colorido mercado con mucho encanto) con parada en Union Station (la estación de ferrocarriles de Los Ángeles) incluida, con sus enormes salones de espera y sus lujosos camerinos, nos dirigimos a la mansión de las hermanas Halliwell, y es que esta fachada que os muestro a continuación se corresponde con el exterior de la casa utilizada para el rodaje de la serie "Charmed" (Embrujadas). En esta concentración de casas victorianas, a penas a unos metros, también se encontraba la que aparecía en el vídeo musical "Thriller" de Michael Jackson.


A media tarde, como os adelantaba unos párrafos más arriba, quisimos ver más de cerca el "Hollywood Sing", el nombre con el que se conoce al mítico y gigantesco letrero en lo alto de la colina sobre los estudios del Sunset Boulevard y para ello, nos acercamos hasta el Monte Lee, que forma parte del Parque Griffith.


Finalmente, ya al caer la tarde, subimos hasta el El Observatorio Griffith, ubicado en la zona sur de la Montaña Hollywood, en el Parque Griffith, para contemplar las espectaculares vistas del Centro de Los Ángeles, Hollywood y el Océano Pacífico. El observatorio contiene además una amplia selección de exposiciones relacionadas con el cosmos y la ciencia.  


Mono: Motufashion (aquí).
Gafas: Hartford (Navarro Óptico).
Sandalias: Bianca Moon (Calzados Foces).

Lo había visto en películas pero, ahora puedo asegurar, que la realidad supera la ficción.

8 comentarios:

  1. uiss que mal llevo ver fotos de por allí con lo que lo echo de menos...!!!! y encima este año no podemos ir me toca esperar al próximo que desastre.... No es increíble LAX? aiiiinnnss por cierto nuestro Mustang descapotable del año pasado era rojo jejej besitos

    www.elenkolr.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja... Pues me acordé de ti allí, sobre todo en Las Vegas, Lara.
      Yo también quería haber elegido el rojo para cumplir con todos los topicazos, pero cuando lo alquilamos, solo estaba disponible en gris o negro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Bienvenida de nuevo, ya te echábamos de menos. Me encanta tu viaje, nosotros fuimos hace unos años a Nueva York y nos encanto, un abrazo guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? Yo también estuve en NY hace unos años y es una pasada.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Guauu!! que envidia de viajee guapa!!!! espero poder hacer un viaje así algún día porque menuda pasada!! Me encanta el look cómodo frequito y chic!!!
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pasamos muy bien, Esther.
      El mono ha sido un acierto, porque, efectivamente, es muy cómodo y fresquito.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Jooooo que envidia de viaje!!!tu muy guapa como siempre, el mono de florinas es super chulo!besos

    www.caprichosdearmario.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pau. Estamos en contacto.
      Un abrazo.

      Eliminar