Traduce mis entradas

miércoles, 9 de marzo de 2016

SUMISSURA



Si recordáis, hace unos meses os había comentado que navegando por la red había descubierto  Sumissura, una web que nos permitía la posibilidad de diseñar nuestra propia ropa en base a nuestros gustos y preferencias y que me había lanzado al diseño de mi propia camisa. Una camisa de algodón de entretiempo en tonos azules con cuello y puños en blanco que podéis ver pinchando aquí.

El caso es que, como quedé tan satisfecha con mi primera experiencia, hace unas semanas decidí repetir y me aventuré a diseñar nada más y nada menos que una americana a medida, para que me sentase como un guante y olvidarme de una vez por todas de las dichosas tallas, porque generalmente, para que las chaquetas me queden entalladas, me tienen que quedar cortas de manga o viceversa; es decir, si quiero que me queden bien de manga, tengo que comprármelas en una talla más y llevarlas holgadas.

Como no era la primera vez que les encargaba algo, en esta ocasión no tuve que facilitarles mis medidas (longitud del tronco, mangas, hombros, cuello, pecho, cintura, abdomen, cadera, altura del pecho, de la cintura, biceps...) que ya tenía guardadas de la otra vez en mi perfil. Lo único que hice, fue revisarlas y ajustar unos centímetros las que creí necesarias. De todas maneras, si tomároslas os resulta complicado, no os preocupéis porque su tecnología calcula vuestras medidas corporales estimadas si antes introducís vuestra altura, peso y constitución y luego ya, a partir de ahí, tomando esas cifras como referencia, podéis ir vosotras modificándolas a vuestro gusto (en función de cómo queráis que os quede la camisa o chaqueta de larga, por ejemplo) según los parámetros que os proporcionan sobre cómo mediros en casa (con ilustraciones de cada caso incluidas). 


Además, el propio sistema os avisa si metéis alguna medida extraña fuera del rango habitual para que la reviséis antes de continuar y la repitáis en caso de que sea necesario, con lo que es muy difícil equivocarse. Y, por si esto fuera poco, en última instancia, sus sastres estimarían la medida correcta para el estilo de prenda solicitado en el hipotético caso de que no encajara.

A la hora del diseño, basta con seguir los pasos propuestos. Es un sistema que permite la visualización 3D en toda su gama de productos, lo que asegura un alto nivel de detalle durante todo el proceso, en tiempo real.

Las combinaciones, como ya os estaréis imaginando, son infinitas...

1. En primer lugar, tenemos que elegir el estilo: como veis, yo opté por una chaqueta corta de estilo simple y acabado redondeado, con solapa estándar de muesca, 2 bolsillos con solapa y 2 cortes traseros y cierre con un botón. En las mangas, sin embargo, añadí 3 botones. 



2. En segundo lugar, el tejido: elegí uno de entretiempo, en tonalidades grises y estampado a cuadros, de lana pero, que sepáis que hay más de 150 tejidos según la temporada del año (invierno, verano o entretiempo), de diferentes categorías (business, executive, urban, premium...), tonalidades (grises, marrones, azules, negros, beiges...), estampados (lisos, rayas, cuadros, espiga, pata de gallo...) y composición (lino, algodón, lana, poliéster, tweed, pana o terciopelo) así que, imaginaos la cantidad de diseños que podemos crear (más de 1.500.000 opciones).



3. En tercer lugar, la distinción: le añadí un forro interior con un estampado que me pareció muy original, también en tonos grises y con coderas en marrón grisáceo (o gris amarronado, según se mire) y botones personalizados con un escudo en plata vieja. También podría haberla personalizado aún más, si cabe, bordándole mis iniciales en ella, por ejemplo. 



 En fin, detalles únicos de ese tipo es lo que sólo nos permite Sumissura.

Concretamente, diseñé este modelo pensando en una prenda cómoda y funcional, que pudiese aprovechar para ir a trabajar, porque no sé si sabéis que además de mi labor como presentadora en televisión, también imparto cursos de formación a profesionales en activo los fines de semana y este es el estilo de ropa que me gusta vestir habitualmente para dar clase. Por eso no me gusta que la americana sea excesivamente entallada y que me limite la movilidad, ya que suelo utilizar frecuentemente la pizarra para escribir y levanto mucho los brazos, gesticulo bastante...



Y, como en el aula suele hacer bastante calor, a veces llevo el blazer con las mangas remangadas dejando ver el forro; de ahí que haya prestado especial atención en escoger uno vistoso para esta chaqueta.



Y a vosotras,
¿qué os parece? ¿Os ha gustado cómo me ha quedado?


Americana a medida personalizada: Sumissura/New.
Skinny Jeans: Zara/Old.
Camiseta: Pedro del Hierro/Old.
Zapatos: Jose Saenz/Old.
Bolso: Mango/Old.

8 comentarios:

  1. Una buena opción para gente atrevida, yo me fio más de una modista, jeje

    UN besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, Nerea. Sí que es una opción más arriesgada, pero también más divertida. Por supuesto, una modista es una modista, pero a veces está bien experimentar.
      Un abrazo y gracias por pasarte.

      Eliminar
  2. Es chulísima, y se ve que es de muy buena calidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Saruski. Le di muchas vueltas al tema de la elección de la tela (las había de diferentes precios) y, finalmente, me decanté por este tejido de lana de entretiempo que me pareció ideal de cara a primavera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No hay nada como las prendas a medida, sientan a la perfeccion

    BESOS REBECA

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...