Traduce mis entradas

miércoles, 21 de agosto de 2013

UN RECORRIDO POR ARGAME: UN PUEBLO POR DESCUBRIR

Recuerdo perfectamente la primera vez que visité el pueblo de Argame; me pareció un paraje típico asturiano con mucho encanto que, a día de hoy, tengo el privilegio de considerar casi como mío propio. Un entonces novio (ahora marido), orgulloso de sus raíces y que nunca ha olvidado de dónde procede, ejerció las veces de anfitrión y guía particular por esta villa en la que pasó gran parte de su infancia, proporcionándome detalles de interés sobre la maravillosa localidad y sus alrededores, su historia y sus leyendas, las actividades culturales de la zona y sus tradicionales fiestas patronales, así como sus principales monumentos: la iglesia de estilo popular barroco dedicada al culto de San Miguel y a la Virgen de las Nieves, 



el palacio de los Moutas con su capilla adyacente en el centro del pueblo, la torre de Peñerúes y el molino de agua que hay a las afueras, en la reguera que desciende desde Los Afilorios, todavía en funcionamiento, acompañándome en un paseo en el que seguimos un itinerario de lo más completo y durante el cual pude apreciar su arquitectura rural, con casas de piedra y numerosas paneras y hórreos aun en pie (algunos de ellos con detalles tallados), así como la gran cantidad de cultivos y árboles frutales que se dan.


La tranquilidad es otro de los tesoros de Argame. No hay tráfico, ni ruido; como mucho, ese sonido lejano a pájaros, en algún nido, en algún árbol, el de las gallinas cacareando desde algún gallinero, el de alguien trabajando la tierra, el de una radio que se oye de fondo, el del ladrido de un perro de esos que no tienen raza y te miran detrás de unas rejas bajas, el de las madreñas de un señor que anda por la calle, cerca del cordón de la vereda, el de los faroles de luz amarilla, el de golpear la puerta en vez de tocar el timbre, el de dos vecinos charlando… Ningún ruido artificial, a fin de cuentas. Nada que ver con los estresantes martilleos de obra, el mundanal griterío o el paso constante sobre los adoquines de los vehículos.


Sin duda, una alternativa a la agitación y masificación de la ciudad, donde se vive de forma mucho más relajada y sin tantas preocupaciones. De ahí el auge que está experimentando el turismo rural en los últimos años en este destino tan tranquilo y acogedor, donde las frescas temperaturas, la paz y el descanso se convierten en verdaderos alicientes. Existen además estancias de calidad e igual de cómodas que las de cualquier hotel, desde donde se pueden realizar actividades al aire libre en contacto directo con la naturaleza, acceder a lugares idílicos en medio de verdes montañas y disfrutar de la belleza paisajística que se brinda al visitante allá donde mire; reclamos más que suficientes para que muchos viajeros escojan Argame como destino vacacional



y ya, si coincide que llegan justo para los festejos de la parroquia el segundo fin de semana de Agosto, organizados por la Asociación Cultural Nuestra Señora de la Nieves en colaboración con el Ayuntamiento de Morcín, el disfrute será doble.


Y es que, esta romería, cada año cuenta con un programa muy animado que se inicia el sábado con el chupinazo como pistoletazo de salida y la primera gran verbena que se alarga hasta la madrugada, la solemne misa con procesión por las calles del domingo, 



que algunos completamos después con una sesión de vermú y una Gran Comida de Hermandad a un precio muy económico, a la que están invitados todos los romeros que quieran participar y que suele consistir en una deliciosa paella,




 seguida de un maratón de tute y parchís en tanto que los más pequeños se divierten con actividades programadas especialmente para ellos,


y que se culmina el lunes con la concurrida merienda campestre en la carpa del prau para socios e invitados, popularmente conocida como Día del Bollo, tras el intenso fin de semana de actos festivos, en la que la que se da buena cuenta del típico bollu preñáu y la botella de vino, pero también de otros manjares asturianos como las empanadas caseras, los frixuelos o les casadielles y, por supuesto, de los culines de sidra, que nunca faltan,





en una jornada de convivencia vecinal en la que pasar un rato agradable y festejar a la patrona, con verbena, entrega de premios, fuegos artificiales, sopas de ajo y chocolatada incluidos, que hacen del Día del Bollo en Argame, que en las últimas ediciones ha ido ganando mucha fuerza, todo un referente dentro del programa de las populares fiestas de prao, verbenas y romerías de Asturias, que, a toda costa, debemos tratar de evitar que se pierdan, porque, en resumidas cuentas, son nuestra cultura.




Precisamente por eso, hay que implicarse más si cabe en mantener y fomentar las costumbres y el espíritu festivo de nuestros antepasados e inculcárselo a los más jóvenes; es decir, transmitir los ánimos a las nuevas generaciones para que las tradiciones no se extingan con el paso del tiempo y permanezcan vigentes, generación tras generación. No debemos olvidar que la grandeza de un pueblo reside en su tradición. Además, haciendo esta labor de concienciación y alentando a los más pequeños a participar activamente, estaremos consiguiendo que éstos se sientan más unidos a sus familiares, amigos y vecinos de mayor edad.

En nombre de los vecinos de Argame, invito a todas las que lo deseéis, tanto de dentro como de fuera de nuestra región, a venir a conocer estos festejos y ver las bondades del pueblo que tiene muchas cosas interesantes que ofrecer. Que sepáis que Argame es un pueblo hospitalario y acogedor.

8 comentarios:

  1. Las mejores fiestas de "prao" de toda Asturias , cada año se van superando.

    ResponderEliminar
  2. Conocí Argame cuando trabajé en la productora Gona y me encantó el pueblo! Una monada! Un besito guapa!!

    La moda muere joven

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Así que ya conocías el pueblo? Claro, Gona está en el Polígono Industrial de Argame. No sabía que habías trabajado ahí.Seguramente incluso llegamos a coincidir alguna alguna vez porqueo estuve en TPA hace tiempo. Besín.

      Eliminar
  3. Conozco Argame y me encanta! Tengo ahora pendiente ir a las fiestas. Un besín.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? El mundo es un pañuelo...
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Debe ser de los pcos pueblos que me quedan por descubrir en nuestra tierra, pero pondré solución enseguida. Un besito guapa!

    ResponderEliminar