Traduce mis entradas

miércoles, 26 de octubre de 2011

¿CÓMO SUELEN SER LOS CASTINGS DE PUBLICIDAD?


Pues un casting es, básicamente, ponerte delante de una cámara de vídeo. Últimamente se han puesto muy de moda en televisión. Un profesional te pedirá que te presentes: cómo te llamas, cuántos años tienes, de qué agencia vienes y, a lo mejor, qué aficiones tienes, más que nada para ver cómo hablas y cómo te mueves ante las cámaras. También te hará dar los perfiles: mirar primero hacia un lado y después hacia el otro. Cuando acabes, le dejarás un composite* para que tenga tus datos y para que puedan localizarte en caso de que te cojan para hacer el anuncio o el trabajo en cuestión.

*Composite: tu tarjeta de visita en la que se encuentran fotos que te definen, el contacto de la agencia que te representa y datos físicos como la altura, las medidas corporales y el color de ojos.





Hay castings que pueden resultar muy pesados porque son multitudinarios, y también los hay que, con las ideas previas más claras, buscan un perfil más concreto y hacen una preselección. Cuando se empieza, es muy habitual que los castings a los que te hagan ir sean multitudinarios. Te recomiendo llevarte un buen libro, que te ayudará a desconectar y a que se te pase el tiempo de una forma agradable.

Las pruebas que, una vez grabadas, el cliente valora para acabar eligiendo a uno u otro, suelen hacerse en sitios que acostumbran a ser estudios, platós, salas o espacios grandes.



¿Qué hay que tener para hacer publicidad?

Para destacar en publicidad hay que ser comunicativa y tener algunas dotes de actriz o para la interpretación: ¡Tienes que gustar a las cámaras! También lo podría decir de otro modo: hay que tener magia. Y eso creo que es bastante innato. Hay caras que captan bien la luz, que resultan interesantes o simpáticas, que tienen fuerza mirando a cámara, y eso son cosas que se tienen desde pequeñito. Transmitir un mensaje y llegar al público es básico en publicidad. De hecho, no lo olvidemos, hay que vender un producto un mercado, ahora mismo, bastante saturado y competitivo.
Las características físicas de una chica que quiere trabajar en publicidad, no tienen que ser necesariamente las de una modelo de pasarela o fotografía. La altura es la primera diferencia, es decir, que una chica que hace anuncios no tiene por qué ser tan alta como una modelo que se tiene que poner la ropa de los diseñadores. Tener una sonrisa bonita o una cara divertida y fresca, ser interesante o peculiar puede hacer que te escojan, aunque no tengas las medidas de una modelo de moda.
Para trabajar en el mundo de la publicidad también hay que ser lanzada y con un carácter un poco intrépido. Con esto no quiero decir que se tenga que mentir, pero sí tener fe en uno mismo y mostrar seguridad y arrojo. La actitud y la seguridad son básicas. El carisma, el estilo propio y la elegancia también pueden influir. Depende de lo que se busque, claro.

¿Cómo hay que ir vestida?

A un casting, te recomiendo que vayas vestida muy neutra y sin seguir ninguna moda. Ni muy arreglada ni muy dejada. Lo digo porque, a veces, hay chicas que aparecen con piercings o looks góticos, demasiado sofisticadas… Con unos tejanos y una camisa o camiseta blanca siempre acertarás y estarás perfecta.




Lo que realmente quieren ver es una imagen lo más limpia posible. Tienes que ir muy poco maquillada, o incluso es mejor que vayas sin maquillar para que puedan verte tal y como eres en realidad. Ellos ya saben que con maquillaje puedes cambiar y mejorar, ellos ven más allá, tienen una visión óptima para imaginarse cómo darías con diferentes looks. Un maquillaje demasiado recargado, no permite saber qué cara tienes, y se trata de no engañar a nadie. Muy al contrario. El pelo tiene que estar bien limpio y natural para que te puedan ver bien la cara. No te preocupes demasiado por el peinado. ¡Ah! Muy importante: las manos y los pies bien limpios, hidratados y arreglados, con las uñas cortas, perfectamente limadas y pintadas con un esmalte transparente o porcelana. Nada de manicuras francesas ni uñas decoradas. ¡Eso, jamás!

He aquí algunos ejemplos de cómo habría que acudir a una audición:



*Fuente: Modelo (Judit Mascó).

No hay comentarios:

Publicar un comentario